Captura_de_pantalla_2016-04-11_a_las_10.46.37.png

 

Este 1 de septiembre arrancó el curso académico 2016-2017 y el panorama no parece el más favorable ni para el sistema educativo ni para los miles de estudiantes que comienzan una etapa decisiva y lo hacen sin saber si la acabarán con la misma normativa con la que ahora empiezan.

A día 1 de septiembre, los alumnos de 4º de ESO, que han tenido que optar entre “enseñanzas académicas”, dirigidas a quienes quieran estudiar bachillerato, y “enseñanzas aplicadas”, para quienes pudieran elegir luego cursar la FP, tienen sobre su mesa unos itinerarios curriculares que quizá solo existan este curso. Ellos y los alumnos de 2º de Bachillerato tendrán que afrontar en unos meses, por primera vez, las pruebas de evaluación final que establece la ley.

A día 1 de septiembre, y tras lo acontecido con la evaluación de Primaria el curso pasado, en el que la mayoría de las comunidades autónomas no la realizaron o hicieron otra prueba distinta a la establecida en la ley, nadie puede asegurar que ahora no vaya a pasar lo mismo. De momento ya hay administraciones autonómicas que han anunciado que no aplicarán las pruebas de la ESO y el Bachillerato.

 

eb89a3a1-8a79-4523-9cf1-ba2e7a04f87f.jpg

 

Día triste para todos los que formamos parte de FSIE. Este 2 de septiembre nos decía adiós Antonio, amigo y compañero.

Desde FSIE queremos reconocer y agradecer todo su esfuerzo en su labor y su entrega como persona. No podemos hablar del origen y de lo que hoy es FSIE sin hablar de Antonio, un hombre entregado y siempre dispuesto que ha luchado por los intereses de todos los profesionales de la educación privada y por la libertad de enseñanza en nuestro país. 

Antonio era un hombre servicial, amable, siempre comprometido, que se implicaba en aquello que hacía y con los problemas que tenían sus compañeros y amigos, atento a aquello que preocupaba a los demás y dispuesto a ayudar en la búsqueda de soluciones. Estamos seguros de que allí donde esté seguirá con nosotros. 

Captura_de_pantalla_2016-09-16_a_las_10.15.37.png

 

Con el curso ya en marcha, y a pesar de que no faltan los temas de debate, parece que las reválidas se han convertido en las grandes protagonistas de todo lo que se habla sobre educación en estos días en que los estudiantes de nuestro país vuelven a las aulas. Más allá de la falsa controversia sobre si se trata de “reválidas”, entendidas como el “examen que se hacía al acabar ciertos estudios” según define la RAE, o por el contrario hablamos de “evaluaciones”, lo que está claro es que estas “pruebas finales de etapa”, por las que tienen que pasar los alumnos de 6º de Primaria, 4º de la ESO y 2º de Bachillerato, son la mejor muestra de una ley fracasada desde su inicio por la falta absoluta de diálogo y negociación del Ministerio de Educación.