IDD JUNIO 2020Ya está abierta la nueva convocatoria de formación online para docentes, certificada por la Universidad San Jorge, que FSIE pone a disposición de sus afiliados con interesantes descuentos.

Los cursos, facilitados por la plataforma Innovación y Desarrollo Docente (IDD), están especialmente diseñados para dar respuesta a las necesidades actuales del sector con un enfoque fundamentalmente práctico y son válidos para Oposiciones y Concursos de traslados. Además, todos los profesionales en activo de centros privados o concertados pueden bonificar estos cursos a través de FUNDAE, gestión que realiza IDD íntegramente, con excepción de las formaciones de preparación para el examen de Cambridge (FCE y CAE).

Plan de Transicion a la nueva normalidadEl Plan de Transición hacia la Nueva Normalidad hecho público por el Gobierno contempla la reanudación de ciertas actividades educativas presenciales en la Fase 2 o Avanzada de la desescalada, aunque el regreso a las aulas con carácter general no se espera hasta el inicio del próximo curso en septiembre.

FSIE considera contradictorio que se plantee la vuelta a las aulas de los menores de 6 años cuando desde un principio las autoridades sanitarias han clasificado a los menores como vector determinante en la expansión del virus. Entendemos los graves problemas de conciliación que tendrán las familias con la vuelta gradual a la actividad pero a día de hoy no hay garantías de que esta medida no vaya a ser contraproducente.

Respecto a estos centros de Educación Infantil, hemos exigido reiteradamente al Gobierno que adopte las medidas económicas que sean necesarias, como se ha hecho con otros sectores, para garantizar la continuidad de estos centros. de carácter educativo y no meramente asistencial, ya que esta crisis sanitaria puede abocar muchos de ellos al cierre.

Nueva normalidadTras el Consejo de Ministros celebrado ayer el presidente del Gobierno presentaba en rueda de prensa el Plan de Transición a la nueva normalidad. El texto plantea un proceso de desescalada gradual, asimétrico, coordinado con las comunidades autónomas y adaptable en función de la evolución de los datos epidemiológicos.

El plan contempla cuatro fases que se estima podrán extenderse durante al menos ocho semanas, ya que no establece un calendario con fechas fijas como sí han hecho otros países, sino que será por objetivos. En función de los marcadores epidemiológicos y sanitarios de cada región, que deberán reflejar la contención y recesión de la epidemia, se irá pasando de fase hacia una flexibilización de las medidas.