Pin It

Nueva normalidadTras el Consejo de Ministros celebrado ayer el presidente del Gobierno presentaba en rueda de prensa el Plan de Transición a la nueva normalidad. El texto plantea un proceso de desescalada gradual, asimétrico, coordinado con las comunidades autónomas y adaptable en función de la evolución de los datos epidemiológicos.

El plan contempla cuatro fases que se estima podrán extenderse durante al menos ocho semanas, ya que no establece un calendario con fechas fijas como sí han hecho otros países, sino que será por objetivos. En función de los marcadores epidemiológicos y sanitarios de cada región, que deberán reflejar la contención y recesión de la epidemia, se irá pasando de fase hacia una flexibilización de las medidas.

La evolución de cada territorio dependerá de su situación y capacidades en cuatro ámbitos principales como son las capacidades estratégicas, los indicadores de movilidad, los indicadores económicos y los indicadores sociales. Esenciales son en este punto de partida las capacidades estratégicas, que deben seguir reforzándose, de cada territorio que implican una asistencia sanitaria reforzada, un modelo eficaz y seguro de alerta y vigilancia epidemiológica, capacidad de detección y control precoz de las fuentes de contagio y un refuerzo de las medidas de protección colectiva (disponibilidad de material de protección e higiene, insistencia en medidas higiénicas y de distanciamiento social, etc.).

Las fases contempladas son:

-      Fase 0 o de preparación de la desescalada en la que se contempla flexibilizar las restricciones de movilidad individual permitiéndose dar paseos, hacer ejercicio, atender huertos familiares o alguna actividad económica con control de aforo.

-      Fase I o inicial se permitirá la apertura parcial de actividades con cita previa o de productos para llevar, actividades deportivas profesionales y servicios de restauración o turísticos con restricciones de aforo.

-      Fase II o intermedia apertura parcial de actividades que se mantienen restringidas en la fase I con limitaciones de aforo.

-      Fase III o avanzada en la que se prevé la apertura de todas las actividades, pero siempre manteniendo las medidas oportunas de seguridad y distancia.

En lo referente a educación el plan contempla que en la Fase I los centros educativos y universidades abran para su desinfección y acondicionamiento y para el trabajo administrativo y preparatorio de los docentes y personal auxiliar. De cara a la Fase II se plantea la apertura de centros de infantil hasta 6 años para familias que acrediten que los progenitores tienen que realizar un trabajo presencial sin posibilidad de flexibilización y la asistencia, de manera voluntaria y con restricciones, de alumnos de cursos que titulen (4º de ESO, 2º de Bachillerato, 2º de FP de grado Medio y Superior y último año de Enseñanzas de régimen especial). También se permitirá la apertura de los Centros de Educación Especial, siendo la asistencia voluntaria, y la realización de la EVAU.

Todas estas medidas son de carácter preliminar ya que su aplicación dependerá de la evolución de la pandemia siendo en cualquier momento reversible la situación de producirse un repunte en las cifras de contagios. Por tanto, permaneceremos atentos a toda la información adicional que vayan facilitando las administraciones para asegurar que, ante todo, se garantiza la seguridad y la salud tanto de los profesionales del sector como del alumnado y sus familias.

Documentos relacionados:

Plan de Transición a la nueva normalidad

Previsión orientativa de las fases de levantamiento de las limitaciones

Cronograma orientativo